miércoles, 17 de marzo de 2010

Las primeras historias


Les propongo un ejercicio mental. Algo tipo Anthony Blake, pero sin utilizar un enano el día de la lotería de la Navidad.

Aunque ustedes no lo crean, el mero hecho de que sus ojos se posen sobre este post me está dando luz verde para entrar en su enrevesado cerebro de guionista. Ahora mismo estoy dentro de él y… ¡JO-DER!… voy a hacer como que no he visto el recuerdo de ese sueño erótico con su hermana. Paso de largo, no se preocupen.

Estoy rebuscando en ese archivador mental llamado “primeros guiones” que todos tenemos al fondo a la derecha. Justo al lado de la carpeta “esbozos de novelas nunca acabadas” e “ideas para un corto que sólo me hacen gracia a mí y al amigo que me acompañaba el día que se me ocurrió”.

Bien… un poco de silencio, por favor… Necesito concentración máxima.

2 comentarios:

Ginebra,reina dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Ginebra,reina dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.