domingo, 22 de febrero de 2009

La música de la discordia



Si usted es de esos que creen que los derechos de autor son el gran mal del S. XXI y se encadena a la bandeja de su cd-rom reclamando el acceso a la cultura de forma gratuita (por encima de los medicamentos, el transporte público o el material escolar) no siga leyendo este post.

A las asociaciones de internautas les cabrea la SGAE.
A la SGAE les cabrea las asociaciones de internautas.

¿Quieren oír otro cabreo tan grande como silencioso en materia de derechos de autor?

A los guionistas de tele les cabrea que el músico se lleve un 25%. Existe un runrún que cada vez se va a haciendo más y más grande. Últimamente parece un tema muy recurrente en las reuniones del gremio.

Imagínense que decido hacer una serie sobre una familia de granjeros ciborgs de Velilla de San Antonio. Ya saben… Con su hija ciborg teenager, el pequeño y travieso miniciborg y un granjero ciborg padre que acaba de enviudar y que se enamora de la humana (interpretada por supuesto por Neus Asensi) que les trae una vez por semana el pienso para sus vacas robóticas. Imagínense que reúno al mejor equipo de guionistas de comedia de España. Y ya, para rematar la faena, se me enciende la bombilla y convenzo a Enrique Búnbury para que me componga el tema central de la serie y varios temas para la banda sonora.

Ciborgs en ambiente rural, Neus Asensi y Bunbury… con estos mimbres nadie dudaría del éxito de la serie. Y efectivamente LO ES.

Imagínense que nos mantenemos en el aire la friolera de 17 temporadas. Han sido muchos años, pero hemos soportado de todo. Neus Asensi nos dejó al final de la tercera para hacer algo mejor en plan “A ver si llego”. Sobrevivimos a una huelga de los actores enanos que interpretaban a los niños ciborgs de la serie. Al final de la cuarta temporada remontamos las audiencias con el fichaje de Ortega Cano interpretando a un entrañable abuelo-robot homeless… Y todo ello a golpe de ingenio y talento guionístico.

Por esas 17 temporadas han pasado muchos escritores que se han dejado las pestañas día tras día en escribir páginas y más páginas. Diálogos chispeantes, giros inolvidables, finales de temporada de infarto… ¡Sobre ellos recayó la responsabilidad de acabar con la vida de Neus Asensi bajo las ruedas de un tractor! Pero fueron tan buenos que el gran público no lo rechazó. Es más, pidió más muertes de ese tipo y Ortega Cano, que se subió a la parra con su caché, acabo muriendo bajo las mismas ruedas del mismo tractor.

Estos genios del guión se dejaron la vida en la serie, pero había algo que mermaba la ilusión de este equipo de guionistas. Ellos iban a currar todos los días a la productora. Entraban a las 10, salían a las 19 (en el mejor de los casos) y sin embargo veían cada seis meses cómo el mamón de Héroes del Silencio se llevaba un 25% del pastel de los derechos de autor por haber compuesto unas cuantas partituras 6 o 7 años antes.

El tío hacía siglos que no dedicaba un solo segundo de su tiempo en la serie y encima ¡echaba pestes de ella cuando le entrevistaban en la “Rolling Stone”!

¿Es justo este reparto? ¿Por qué se acepta tan alegremente? ¿Merece la pena iniciar una guerra interna cuando en los tiempos que corren está todo este tema tan en entredicho?

En la última asamblea de ALMA algunos descubrimos que ese reparto de una cuarta parte para el director, otra para el argumentista, otro para el guionista y otra para el músico era un acuerdo asumido porque sí, pero no inamovible. Es decir, es posible llegar a acuerdos y que el músico sólo se lleve un 5% o que el director cobre directamente el 75%. Sólo hay que lucharlo.

Me dicen que en alguna productora están empezando a tomar medidas reconociendo el esfuerzo obviamente mayor de los guionistas en detrimento de la porción de tarta del compositor.

Quizá va siendo hora de replantearnos determinadas cosas, ¿no?

13 comentarios:

txopsuey dijo...

En la asamblea también se dijo que ese acuerdo era un pacto de caballeros entre director, guionista y músico para las películas (una obra única). Es de idiotas que traslademos ese acuerdo tal cual a las series, donde el capítulo es diferente cada semana (y la música, no). Va a haber que pelearlo, sí.
Por cierto, ¿qué pasa con los guionistas andaluces y la reclamación que les iban a poner los directores y músicos? ¿Se sabe algo?
Saludos.

Jaime Aguiló dijo...

En España hay demasiadas cosas que son de un modo porque siempre han sido así.


He leído el post entero porque no soy como los que has definido en el primer párrafo.

Yo soy pienso que la industria no se ha dado cuenta de que el tablero en el que jugaban ha cambiado, y sus normas también. Que ahora, sencillamente, es inviable seguir pensando en "derechos de autor" como se ha hecho hasta ahora.

Que los autores de los contenidos deberán obtener beneficio de sus creaciones... está claro (¿sí?) Porque, de lo contrario, se acaban los contenidos.

Pero mi mensaje es: Señores de la industria, dejen de quejarse y hacer campañas con el dedo en la ceja para que les hagan leyes favorables y ¡¡¡ADÁPTENSE!!!

Adeu!

Anónimo dijo...

"Es de idiotas que traslademos ese acuerdo tal cual a las series, donde el capítulo es diferente cada semana (y la música, no)."

¿Perdón? Estoy seguro que Daniel Sánchez de la Hera tiene que componer y escribir su musiquita semana a semana para El Internado, de la misma manera en que los guionistas de la misma serie escriben su preciado guión.

txopsuey dijo...

Anónimo:
No conozco el caso del internado, pero sería la primera vez que una serie de tv incorpora música nueva cada semana. Si es así (que lo dudo) enhorabuena al tal Daniel Sánchez.
Otra cosa que olvidé comentar antes: lo que también está pasando en algunas productoras es que no se le paga al músico (todo) el dinero que le corresponde por componer la música con la excusa de que va a cobrar una pasta en concepto de derechos. La jugada para la productora es perfecta: pagan al músico con un dinero que no les pertenece: los (en mi opinión, mal repartidos) derechos de autor.
Saludos.

Anónimo dijo...

Hombre; yo decía El Internado por poner un ejemplo de un compositor que me gusta... Yo suponía que los compositores escribían y componían la música capítulo a capítulo, como sí que me consta se hace en USA. Pero si estoy equivocado, corríjame usted, con mis disculpas de antemano.

Luís Cerezo dijo...

Los músicos merecen un porcentaje justo y es difícil juzgar, ya que la música es un valor añadido muy importante. Como dice txopsuey, es posible que los músicos ni cobren el sueldo que los guionistas si cobran en el caso de que se alargue una serie ¿no? Creo que es feo pelearse por los derechos de autor entre autores.

Un interno dijo...

Señor Anónimo, estás equivocado. Como mucho hace remezclas de lo que ya tiene y alguna vez añade cosas nuevas a los jingles establecidos, pero ni de coña se curra una partitura "nueva" para cada capítulo.

uno dijo...

Lo que hay que hacer es quitar el canon xD

eduardoritos dijo...

Teniendo en cuenta que soy música, igual parece extraña mi respuesta pero...
¿No cobró el chico del pañuelo en el pelo por su sintonía? Pues ya está, ya ha cobrado.
Es que yo no entiendo los derechos de autor. Igual no me los han explicado bien (y eso que soy jurista de profesión). No sé.
Cuando he grabado discos de encargo, me han pagado lo acordado, y prau.

Digo yo que el inventor de la olla express no cobra cada vez que alguien prepara un cocido en su restaurante... ¿o sí?

Que no lo entiendo.

eduardoritos dijo...

Bueno, ya leyendo todos los comentarios...

Lo de hacer música nueva para cada capítulo sí existe... en USA.

Vean Los Simpsons (música con orquesta de verdad, por decisión del autor, que quería darle un toque de distinción); arreglos especiales para la sintonía, según el tema de cada capítulo... un lujazo.

Y tantas otras series que sí tienen música nueva, totalmente nueva para cada secuencia.
Actualmente no es tan difícil de hacer como antes, no hay excusas.

Anónimo dijo...

¡sí, matemos a Bumbury!

Harvey dijo...

También podemos comentar el hecho de que el realizador se lleve el mismo porcentaje que todos los guionistas juntos -es así más o menos, no?-

Anónimo dijo...

Pues yo creía que en España se componía la música capítulo a capítulo (aunque fuera en MIDI)... De la misma manera que hace Michael Giacchino en LOST:
http://www.youtube.com/watch?v=v1K4Fsk3rG8

Qué decepción.